EL FRAUDE FISCAL INVISIBLE

A punto para afrontar el 06, volvemos a encontrarnos con más de lo mismo.Es un aburrimiento. Podríamos repetirnos, plagiarnos, reproducir lo ya dicho en tantas ocasiones y no se notaría la diferencia. Esto no significa que la realidad es inmutable, que nunca cambia nada; sino que nos invade la pereza, la negligencia intelectual.Vamos, que cada vez somos mas burros para entender lo que pasa y, entonces, no hay cosa mejor que reiterar el villancico. Así nunca nos vamos a equivocar. La letanía.

El fraude fiscal:hay un proyecto pomposo que encuentra las fuentes en el régimen de modulos y en las operaciones de compraventa inmobiliaria.Bien, es una opinión respetable. Los comerciantes y los neopropietarios son los grandes enemigos de la Hacienda Pública. Es una opinión respetable, pero carente de cualquier elemento de profundidad. Esto no quiere decir que no evadan los comerciantes o los propietarios, como cualquier hijo de vecino; sino que es una exageración considerarlos los máximos responsables, olvidando a los que hacen del fraude organizado un vehículo continuo para la inmunidad fiscal.Viaje con nosotros, si quiere gozar.Ud. se sube y hay uno, diez, cien modos de sobrevolar su deber de contribuir al gasto público, a veces con la complicidad del sistema institucional(SICAV),otras al filo de la navaja y la mayoría de las veces decididamente en contra.

.El comerciante en Monaco le dice a su banquero, invierta en hedge-funds en Singapur y cómpreme oro en Londres.!Anda ya!.

El negro aparece, es correcto, en cada operación inmobiliaria. Pero , hay atajos que impiden su pleno disfrute. El valor catastral cada vez más se aproxima al valor de mercado(a veces lo supera) y la realización eventual de las plusvalías genera su imposición. O sea que,el propio sistema tributario puede afrontar la diferencia entre el valor de compra y venta con una cierta suficiencia. Al lìmite, la ganancia no justificada será renta del período.

No es mediante la creación de obligaciones formales que se puede contrastar el fraude fiscal organizado. Esto lo saben de sobra los narcos, la criminalidad organizada,el terrorismo.

La linea es bien distinta. Si se quiere la via maestra es el blanqueo de capitales. La información, el seguimiento, la justificación debida,la responsabilidad solidaria del asesor y el cliente, la traba de los bienes adquiridos sin medios de pagos suficientes. En suma, la doctrina Capone. Demuestre cuando,como y en que modo Ud. tiene el patrimonio que posee, directa o indirectamente, y los impuestos satisfechos. Y en su defecto, o me los paga o me lo quedo

No existe la figura del fraude fiscal organizado que es el causante de la evasión en el IVA, en Sociedades, en Renta. Esto supone algo más que el módulo, la compra del piso, y algo menos que el delito fiscal. Pero, la trama desvela lo importante. El Estado, en su territorio, debe preservarse de las agresiones sistematicas a su interés fiscal, No solo por un problema ético, sino, sobre todo, porque los agujeros desplazan los impuestos, justamente, sobre los pequeños, que tienen menos armas a su alcance para defenderse.

.El ser pequeño no impide evadir.El lampista que no emite factura o el paleta que no da recibo, la asistenta del hogar que cobra en efectivo, sin rastros.Es cierto.Pero, para el control de los pequeños no se necesita una nueva ley, sino aplicar lo que ya se tiene. Y sin excesos, simplemente, comprobando.

Ningún médico, o una ínfima minoría, entrega factura o recibo en las visitas privadas.Y esto se practica con una naturalidad asombrosa. Nadie pregunta ni responde. El colectivo médico es un grande entre los pequeños. Está más cerca del fraude fiscal organizado que del módulo. ¿Quién osa meterse con las poderosas corporaciones profesionales que les amparan?.Pero,si incluso en juicios de mala práctica aparece el respectivo Colegio para apoyar al colega en desgracia.

El problema, entonces,son los grandes y los que pueden defenderse corporativamente, haciendo frente a la intrusión fiscal.Aquí es donde la ley es insuficiente.Aquí es donde la Administración se encuentra con el ¿Usted como se permite?,¿No sabe con quien está hablando?.Ya se enterará.

La evasión individual se puede afrontar con la ley vigente.La evasión fiscal organizada necesita otra legislación, otra forma de actividad administrativa y, posiblemente, un policia fiscal.Podemos empeñarnos en que caiga todo el peso del Estado sobre el comerciante y el propietario.Y lo conseguiremos sin mayor esfuerzo. Al fin y al cabo tienen paradero conocido, son de aquí y están a la vista de todos. Pero, que no se incurra en la hipocresía de creer que esto identifica la evasión con el fraude fiscal organizado. Para que ello ocurra hay que desvelar la trama, los agentes, las instituciones, en suma, los vehículos hacia o desde los paraísos fiscales y la justificación de la riqueza adquirida en tiempo no prescrito.

La clave es la información. Hoy en dia no hay lìmites para saber con pelos y señales lo que cada uno hace y deshace con su dinero y si paga o no los impuestos.El fraude fiscal organizado es,por definición, ostentoso, exhibicionista ,resultón.Pero,el error es empezar desde el BMW para ascender;cuando hay que empezar desde arriba para llegar al BMW. El modelo Marbella, en una palabra.El abogado, los notarios, los testaferros, las entidades bancarias, las sociedades de papel, los paraísos fiscales.Lo otro, es, sin duda, demagogia y, peor aún, culpabilizar a los que, son los contribuyentes más leales de juegos donde los protagonistas son invisibles. Algo de eso sabrá el gobierno, por el recuerdo de los famosos peinados fiscales de la época Borrell, que culminaron en

Huguet. La metáfora perfecta: de la microevasión a la corrupción.

Los regímenes de estimación objetiva proveen de datos suficientes para establecer relativamente el beneficio de cada sector, de cada rama de actividad con una apro-ximación más o menos próxima a la realidad.La Administración sabe, o puede saber, que las peluquerías o la construcción y los talleres mecánicos tienen una renta media potencial anual determinable desde fuera. No es nada nuevo, ya se hacia con las evaluaciones globales antes de l978. Los que caen del lado bajo, evaden , salvo que demuestren lo contrario y los del lado alto, cumplen. La masa de datos de la que dispone la Administración tributaria le permite aproximar el bochin con mas o menos acierto, sin necesidad de melodrama o, mejor, de sainete. La alternativa es un agente de cercanías a cada pequeño contribuyente, lo cual es obviamente imposible.Tema bien distinto es de los grandes contribuyentes que usan los sistemas de los pequeños para no cumplir.Aquí,no hay excusas para la plena y directa actuación de la Administración. Pero, entonces, estamos en lo mismo: fraude fiscal organizado.