Tax Morale. La moral fiscal.

Extraído del Prólogo de Tax Morale.

¿Por qué pagamos el impuesto? La respuesta fácil es que lo hacemos por miedo a la sanción. Pero, no es suficiente. La incógnita es que son más los que pagan, que los que no lo hacen. Si hubiera tanto miedo; todos pagarían, lo cual no es cierto y, al contrario, los que ordinariamente pagan lo hacen por intrínsecas motivaciones a las que las sanciones les son relativamente ajenas.

Debe haber alguna otra razón. Y la hay: las motivaciones intrínsecas, extrínsecas, las normas sociales conducen a un comportamiento genérico de cumplimiento, que no de incumplimiento, dentro del cual la punición ocupa un lugar, pero que no es determinante. Cumplir con el impuesto es parte de un deber cívico más amplio y cuyo fundamento es cuasi voluntario, cuasi espontáneo. Al límite, pagamos porque queremos hacerlo.

La Tax Morale es la reconstrucción de la relación de la persona con los poderes públicos y el reconocimiento del valor social de cada uno, en su soledad, junto a los demás, en la ética del conjunto. El fundamento del cumplimiento del impuesto acredita la mínima solidaridad, la mínima justicia, el mínimo bien común. El impuesto es la democracia fiscal.

 

Publicado por

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *